Cómo hacer jabón de Castilla líquido

El jabón de Castilla se elabora a base de aceite de oliva y, por ello, resulta ser uno de los jabones más hidratantes que existen. Es espumoso e ideal para limpiar la piel en profundidad, revitalizarla y mantenerla joven. Con unos sencillos pasos, puedes hacer tu propio jabón de Castilla líquido en casa y conseguir, así, un producto completamente natural que no causará irritaciones en tu dermis. Toma nota y empieza ya a elaborar tu jabón de Castilla.

Whatsapp 2 Twitter 2 Google +
Instrucciones
  1. Para empezar a hacer el jabón de Castilla líquido, primero necesitas reunir los siguientes ingredientes: aceite de oliva, potasa cáustica (Hidróxido de Potasio) y agua destilada. Además, necesitarás agua corriente, batidora, los aceites esenciales puros que te gustaría utilizar para la fragancia, una olla y las herramientas de mezcla y medición.

  2. Coloca la olla en el fuego a temperatura alta y vierte 500 ml de aceite de oliva. Mientras esperas a que se caliente, en un recipiente aparte, mezcla 150 ml de la potasa cáustica con 500 ml de agua destilada. Agrega esta mezcla al aceite caliente en la olla y remueve todos los ingredientes con una batidora de mano a baja temperatura, aunque también puedes hacerlo con una cuchara de madera pero el proceso será más complicado.

  3. Es probable que la mezcla te dé la sensación de como si se fuera a separar, pero esto es completamente normal. Obtendrás una mezcla de consistencia pastosa, a la que debes añadirle 1200 ml de agua corriente y seguir batiendo.

  4. Deja la mezcla en la olla cocinándose y compruébala cada hora. Si se separa, mezcla por un minuto con la batidora sino simplemente revuelve un poco con una cuchara de madera. La consistencia de la pasta debe ser similar al puré de manzana. A partir de ahí debe ser suave, aunque todavía bastante gruesa. En algún momento de la cocción, incluso puede llegar a ser dura y pegajosa como un caramelo. Si esto ocurre, utiliza un pisa papas para romperlo.

    Tras un par de horas más se debe transformar a la consistencia de la vaselina. En este punto, sabrás que tu jabón de Castilla líquido está casi hecho.

  5. Ahora es el momento para poner a prueba el jabón. Pon a hervir agua en una tetera y mezcla 60 ml de ese agua con 30 ml de jabón. Revuelve con una cuchara hasta que el jabón se disuelva en el agua; si parece que está un poco nublado, significará que está bien preparado pero si parece lechoso, por el contrario, querrá decir que no se ha cocinado lo suficiente o que no has medido el aceite correctamente. Trata de cocinar un poco más y probar de nuevo si ese es el caso.

  6. Una vez listo, añade unas gotas de aceite esencial; basta con añadir de seis a ocho gotas para que produzca un fuerte olor pero sin llegar a ser desagradable. Vierte el líquido caliente de jabón de Castilla en botellas o frascos y deja enfriar antes de usar.

  7. Si quieres aprender a elaborar más jabones caseros, entonces no puedes perderte los siguientes artículos:

  8. Si deseas leer más artículos parecidos a cómo hacer jabón de Castilla líquido, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Fabricación de jabón o te suscribas a nuestro boletín de novedades.

Comenta, opina, pregunta sobre cómo hacer jabón de castilla líquido:


1 comentario


29-07-2015 dice:
Hola, tengo la duda con el aceite caliente.... ¿no salta cuando lo mezclas con el agua+potasa? Y quisiera saber cuánto tiempo debe estar esta mezcla en el fuego. Gracias!
Vídeos destacados
Smartphones Vídeo Recetas ¡Sorpresas! Personajes de Inside Out (Intensa Mente / Del Revés)