Te preguntas ¿Poemas para el otoño? ¡No busques más! Aquí tienes la respuesta

Poemas para el otoño

Poemas para el otoño

El Otoño que es la estación en que las hojas de los árboles caducos cambian y su color verde se vuelve amarillento, ha inspirado a muchos poetas a escribir sobre él. Si quieres enseñar a tus hijos o alumnos poemas sobre esta estación, en este artículo de unComo.com te damos algunas ideas. A continuación, te enseñamos algunas poemas para el Otoño.

Otoño

Esparce octubre, al blando movimiento

del sur, las hojas áureas y las rojas,

y, en la caída clara de sus hojas,

se lleva al infinito el pensamiento.

 

Qué noble paz en este alejamiento

de todo; oh prado bello que deshojas

tus flores; oh agua fría ya, que mojas

con tu cristal estremecido el viento!

 

¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,

en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,

echado en el verdor de una colina!

 

En una decadencia de hermosura,

la vida se desnuda, y resplandece

la excelsitud de su verdad divina.

 

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Otoño

Aprovechemos el otoño

antes de que el invierno nos escombre

enfrentemos a codazos en la franja del sol

y admiremos a los pájaros que emigran

 

ahora que calienta el corazón

aunque sea de a ratos y de a poco

pensemos y sintamos todavía

con el viejo cariño que nos queda

 

aprovechemos el otoño

antes de que el futuro se congele

y no haya sitio para la belleza

porque el futuro se nos vuelve escarcha.

 

MARIO BENEDETTI

Otoño

En llamas, en otoños incendiados,

arde a veces mi corazón,

puro y solo. El viento lo despierta,

toca su centro y lo suspende

en luz que sonríe para nadie:

¡cuánta belleza suelta!

 

Busco unas manos,

una presencia, un cuerpo,

lo que rompe los muros

y hace nacer las formas embriagadas,

un roce, un son, un giro, un ala apenas;

busco dentro mí,

huesos, violines intocados,

vértebras delicadas y sombrías,

labios que sueñan labios,

manos que sueñan pájaros...

 

Y algo que no se sabe y dice «nunca»

cae del cielo,

de ti, mi Dios y mi adversario.

 

OCTAVIO PAZ

Amanecer de otoño

Una larga carretera

entre grises peñascales,

y alguna humilde pradera

donde pacen negros toros.

 

Zarzas, malezas, jarales.

Está la tierra mojada

por las gotas del rocío,

y la alameda dorada,

hacia la curva del río.

 

Tras los montes de violeta

quebrado el primer albor;

a la espalda la escopeta,

entre sus galgos agudos,

caminando un cazador.

 

ANTONIO MACHADO

Mariposa de otoño

La mariposa volotea

y arde —con el sol— a veces.

 

Mancha volante y llamarada,

ahora se queda parada

sobre una hoja que la mece.

 

Me decían: —No tienes nada.

No estás enfermo. Te parece.

 

Yo tampoco decía nada.

Y pasó el tiempo de las mieses.

 

Hoy una mano de congoja

llena de otoño el horizonte.

Y hasta de mi alma caen hojas.

 

Me decían: —No tienes nada.

No estás enfermo. Te parece.

 

Era la hora de las espigas.

El sol, ahora,

convalece.

 

Todo se va en la vida, amigos.

Se va o perece.

 

Se va la mano que te induce.

Se va o perece.

 

Se va la rosa que desates.

También la boca que te bese.

 

El agua, la sombra y el vaso.

Se va o perece.

 

Pasó la hora de las espigas.

El sol, ahora, convalece.

 

Su lengua tibia me rodea.

También me dice: —Te parece.

 

La mariposa volotea,

revolotea,

y desaparece.

 

PABLO NERUDA

Poemas para las otras estaciones

Si deseas leer más artículos parecidos a poemas para el otoño, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Poesía.

Comenta, opina, pregunta sobre poemas para el otoño

Nombre
Email (no lo publicamos)
 
Enviar comentario
Avisadme cuando alguien comente en este artículo
Avisadme cuando publiquéis más artículos en esta categoría: Poesía y a la Newsletter.

3 comentarios

janina dijo: 26-04-2013 no me gusta mucho pero esta lindo
Cristina Álvarez dijo: 26-10-2012 Muchas gracias por tu aportación, Alejandra! Bonito poema!
alejandra cruz castro dijo: 26-10-2012 Otoño Otoño y sus brisas oh dulces caricias tus cambios de anhelos te llevas lo viejo y evocas lo nuevo no sólo es otra estación es una gran renovación