Cómo hacer escayola

Cómo hacer escayola

La escayola es un material empleado en campos muy variados como la medicina, la albañilería, las bellas artes, el modelismo y las manualidades. Es fácil encontrarla en el mercado con distintas apariencias, como en venda o en polvo, que es la más común. Si has adquirido esta última, necesitarás saber cómo hacer escayola para aprovechar al máximo este material tan maleable y sorprendente.

Necesitarás:
Pasos a seguir:
1

Fabrica sólo la escayola necesaria. No es lo mismo hacer escayola para construir el molde de una escultura que para hacer un pequeño retoque en una maqueta. Elige un cuenco grande o un vasito de plástico pequeño en función de tus necesidades.

2

La escayola cunde. No debes hacer corto, ya que el tiempo de secado es muy breve y te verás apurado si tienes que fabricar más. Es mejor que hagas un poco más de la necesaria pero no te excedas, ya que una vez mezclada no se puede guardar e irá directa a la basura.

3

Elige un cuenco apropiado que no te importe desperdiciar. Una vez seca, la escayola es muy difícil de limpiar. No utilices vajilla del hogar. Si no vas a hacer esta práctica muy a menudo puedes cortar el culo de una garrafa de plástico y tirarlo una vez acabes.

4

Si vas a hacer escayola a menudo, lo mejor es usar como recipiente media pelota de plástico rajada por la mitad. Esta es la mejor opción porque la goma te permitirá desmoldear muy bien la escayola seca que pueda quedar y al no tener aristas descartará la acumulación de restos y facilitará su limpieza.

5

Vierte un poquito de agua en el recipiente. Piensa que ya no podrás añadir más, pero no te pases o te verás obligado a verter mucha cantidad de escayola hasta lograr la espesura deseada.

6

Coge la escayola con la mano y ves espolvoreándola sobre el agua. Moviendo la mano desde el aire en sentido circular, ves cubriendo toda la superficie del cuenco. Continúa añadiendo escayola mientras siga sumergiéndose, hasta que veas que se forman pequeños islotes en la superficie.

7

Menea el cuenco para que la escayola siga cayendo. Añade un poco más de escayola en las zonas donde todavía haya agua y no islas. Verás que la mezcla adquiere un aspecto más consistente.

8

Ya puedes introducir la mano y mezclar. Hay personas que utilizan guantes, aunque puedes mezclarlo tranquilamente con la mano. Remueve en sentido circular, como si batieras la mezcla. Poco a poco la masa tiene que adquirir una textura similar a la del yogurt.

9

Evita los grumos deshaciéndolos con los dedos y agita el cuenco para liberar las posibles burbujas de aire.

10

Si está muy líquida no hay problema, espera unos minutos. Si por el contrario la mezcla es tan espesa que te cuesta remover, date prisa o tendrás que repetir toda la operación.

11

Si has conseguido una mezcla con la complexión adecuada, la escayola tardará en fraguar 20 minutos. Ese el tiempo que tienes para trabajarla cómodamente.

12

Llegará un momento en que la escayola no se seque de un modo progresivo, sino que cambiará de naturaleza repentinamente. Así que necesitas ser rápido, organizado y tener todo el material a mano para tener tiempo para todo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer escayola, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Manualidades y tiempo libre.

Consejos
  • Limpia el cuenco mientras la escayola esté líquida para que no te cueste un gran trabajo extraerla. Si lo haces cuando ya está espesa o seca, no arrojes los restos por el desagüe o podrías atascarlo.